Estudio de grabación Aachen - Servicios - Mezcla

Mezcla analógica para un sonido tridimensional

Una vez que se dispone de la señal grabada de todos los instrumentos que intervienen en la pieza, se completa la fase de grabación propiamente dicha y comienza la fase de mezcla. En esta fase, las numerosas pistas independientes se reducen a una versión final en estéreo (u otros formatos para sonido envolvente, cine, etc.), que luego se distribuye a través de los medios de consumo convencionales. Las posibilidades de intervenir en el material grabado en formato multipista durante la mezcla son enormes.

Siempre es difícil definir qué es la mezcla o cuáles son sus objetivos, porque son muchos y varían según la naturaleza del proyecto. Sin embargo, suele haber una combinación de medidas correctoras que intentan mejorar o compensar ciertos aspectos del material grabado, y medidas creativas que buscan voluntariamente un cambio más intenso en lo que se dispone tras la grabación. Y como elemento esencial de la mezcla, creo que lo más importante es mejorar la posición y la separación de las diferentes pistas para que todos los instrumentos sean claramente audibles.

Por supuesto, no hay una mezcla ideal para un tema, y diferentes personas y gustos conducen a diferentes mezclas. Pero lo que no debe faltar en ninguna mezcla es el objetivo de conseguir una escucha agradable y clara de los diferentes instrumentos y pistas. Para que, aunque jueguen juntos, no compitan entre ellos ni se tapen demasiado. Que los instrumentos principales siempre destaquen lo suficiente. Que los ruidos y errores que se producen durante la grabación se reduzcan en su efecto... Una cierta idea de poner "orden" en el caos, garantizar un cierto equilibrio y calidad y facilitar la escucha es inherente a toda mezcla.

Tradicionalmente, en la fase de grabación, el sonido de los instrumentos se graba de forma limpia y clara, y en la fase de mezcla se utilizan diversos "dispositivos de efectos" para alterar el sonido original grabado. Por ejemplo, es habitual que durante la producción se utilicen dispositivos que simulan artificialmente la reverberación de distintos tipos de salas para dar la impresión en el producto final de que la música suena como si estuviera en un determinado entorno (un estadio, un pequeño club...).

En la fase de mezcla, el material de audio de las distintas pistas se dirige a las distintas entradas de una mesa de mezclas (ya sea física -analógica o digital- o virtual en software), donde se determina el equilibrio correcto entre las pistas, la situación en perspectiva estéreo y otros aspectos diversos. Como la señal de cada instrumento está disponible por separado, se puede realizar un procesamiento específico para cada instrumento con la ayuda de dispositivos de efectos. Ya sea, como dije, con una intención correctiva, o para facilitar la convivencia y la escucha, o con una intención netamente creativa, que sería casi una extensión de la parte creativa del arreglo o del estilo del tema.

Dominio de la madera y el fuego en Aquisgrán

Medidas correctoras

Al mezclar, es posible hasta cierto punto corregir o reducir los errores de la grabación y encontrar un equilibrio y adecuación iniciales. La lista de posibles acciones es muy extensa; aquí hay algunos ejemplos:

  • Eliminar las respiraciones o toses grabadas en una pista.
  • Silencie las pistas cuando no estén sonando y actívelas sólo cuando el instrumento correspondiente esté sonando para que no aporten ruido a la mezcla final.
  • Compensa el efecto de la sala de grabación o del micrófono con el ecualizador o amplifica algunas partes de cada sonido.
  • Compensa las fluctuaciones excesivas en el nivel de grabación (por ejemplo, debido a errores en la interpretación porque el micrófono estaba demasiado lejos o demasiado distante, debido a resonancias en la sala que enfatizan ciertas notas, etc.).

En toda mesa de mezclas solemos encontrar un fader para cada pista, que suele contener tres elementos muy importantes para este tipo de corrección: Puerta de ruido, ecualización y compresión.

Medidas creativas

También hay tratamientos mucho más intrusivos aplicados con dispositivos de efectos muy diferentes, no tanto para la mejora/adaptación, sino para el cambio creativo que modifica significativamente el sonido original. La escala de intervención actual es enorme. Los sistemas informáticos permiten reestructurar secciones, corregir notas y duraciones en las frases, o incluso cambiar la armonía o el tempo dentro de ciertos límites, con lo que se entra directamente en la corrección "musical" y no sólo "acústica". Y luego está la cuestión de aplicar efectos como ecos de tempo, flangers, chorus, phasers, distorsiones, tratamientos espectrales y granulares... que alteran el sonido natural de la grabación. Un enorme mundo de posibilidades para modificar profundamente las señales recibidas originalmente tras la grabación.